Yo soy adoptada

Si, yo soy adoptada.

Mis hijos, quienes son hermanos de sangre, llegaron a nuestras vidas para adoptarnos. 

Con sus 4 y casi 6 añitos, al vernos por primera vez, corrieron a nuestros brazos y nos gritaron mamá y papá. Desde ahí no nos hemos separado y fuimos familia para siempre.

Yo los vi por primera vez en fotos, y al observar sus caritas algo mágico sucedió. Esa cosa de guata y corazón, que te dice que avances porque ese es el camino. Esa emoción que te ahoga las palabras formales y deja salir la maravillosa, imperfecta, espontánea y auténtica balbuceada palabra "¡Si!".

Supe, desde que tomé ese papel impreso, que esos niños habían nacido para ser mis hijos y que tenía que tenerlos cuanto antes en mis brazos. Deseaba desde lo más profundo de mi, ser su madre y darles todo el amor y cuidado posible. 

Desde aquel día, todo cambió y mis lágrimas que antes eran de infertilidad, frustración y pena, se transformaron en dicha, gloria y fecundidad del corazón. Esas gotas fluyeron por mi cara para darles los besos maternales más ricos y apretados que hayan recibido. Los apapaché y regaloneé mucho.

Agradezco todos esos años de espera, porque ellos son los niños más lindos, buenos y perfectos del mundo, y el universo me premió ¡Dándomelos a mi!.

Que importa si no los tuve en mi guata, porque el corazón es aun más fértil que cualquier útero.   

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados